Entrada destacada

Becas y ayudas a alumnos de niveles postobligatorios

Convocatoria 2017-2018 El día 10 de agosto de 2017 se publicó en el Sistema Nacional de Publicidad de Subvenciones (no en el tradicional ...

domingo, 18 de diciembre de 2016

Trastorno del aprendizaje No Verbal

El trastorno de aprendizaje no verbal (TANV) es un problema todavía poco conocido y diagnosticado, por tanto, que no recibe el tratamiento psicopedagógico adecuado, en muchas ocasiones.

http://familiaycole.com/2012/12/06/trastorno-de-aprendizaje-no-verbal-y-asperger-diferencias/

El TANV es un trastorno de aprendizaje cuyos síntomas diana se centran en una alteración de las funciones tradicionalmente atribuidas al hemisferio derecho: orientación espacial, visiopercepción, estructuración espacial, psicomotricidad fina y aspectos pragmáticos del lenguaje.

Diferencias con el Síndrome de Asperger:

El síndrome de Asperger en un trastorno generalizado del desarrollo caracterizado por una alteración significativa de la comunicación, de la interacción social y con la presencia de una conducta inflexible.

ALGUNAS DIFERENCIAS
Los indicadores que pueden ayudar a diferenciarlos son los siguientes:

1. Afectación de la comunicación e interacción social
En los niños y niñas con SA las dificultades comunicativas y de interacción social están más afectadas, forma parte del núcleo del problema. Parece que no existe teoría de la mente (capacidad de entender que el otro tiene su propia mente y perspectiva) y tampoco suelen estar presentes conductas que regulan la interacción social, por ejemplo, mirar a los ojos. Las dificultades pragmáticas son más evidentes.
En el caso de los niños con TANV, aunque hay dificultades, no están tan afectadas y no forman parte de sus síntomas diana. Parecen más bien consecuencias del núcleo del problema. Por ejemplo mantienen el contacto ocular, se les puede interrumpir al hablar, respetan el turno de palabra…
En las personas con S.A. otros aspectos del lenguaje como la prosodia, el tono de voz o cierta sensación de pedantería están más acusados. Al contrario, las personas con TANV pueden presentar un todo de voz o prosodia peculiar, pero no tan acentuado como en los S.A.

2. Conducta inflexible
Las personas que padecen SA parece que mantienen una conducta más inflexible, son más resistentes a los cambios y tienen más dificultades para anticipar situaciones novedosas. Suelen presentar con más frecuencia estereotipias, rituales y rutinas.
En el TANV la conducta es más flexible y no suelen encontrarse estereotipias, ni rutinas o rituales. Aunque les cuesta adaptarse a situaciones novedosas e incluso anticiparlas, no hay gran resistencia a estas situaciones.

3. Funciones ejecutivas
Algunas funciones ejecutivas están más afectadas en el caso del SA que en el de TANV. Por ejemplo, los niños con SA tienen muchas dificultades de anticipación, de flexibilidad cognitiva e incluso conductual, de forma que toleran muy mal los cambios en las rutinas diarias. Por su parte, los niños con TANV no presentan como síntomas principales esa afectación de las funciones ejecutivas y no suelen presentar problemas de flexibilidad conductual.

4. Orientación espacial
Las personas con TANV tienen especiales problemas de orientación y estructuración espacial, dificultades motrices, mala letra y dificultades en habilidades como recortar, dibujar… Otros aspectos afectados, parecen ser más bien consecuencia de estas dificultades.
Las personas con S.A. también pueden tener dificultades en estos aspectos, pero no constituyen el núcleo de su problema. además, pueden tener una habilidad especial para recordar itinerarios o recorridos, algo que no es frecuente en los niños y niñas con TANV.

Fuente: Jesús Jarque. Familia y Cole